Disfruta del Camino de Santiago en invierno

Cuando llega el invierno y bajan las temperaturas, las Rutas Jacobeas se desprenden de su ajetreo cotidiano. Es una oportunidad perfecta para descubrir el auténtico significado de esta experiencia, reencontrarte contigo mismo y disfrutar de la soledad y paisajes de cautivadora belleza.

Pero las condiciones también son más duras y exigentes, sobre todo en zonas de montaña donde la nieve siempre está presente. ¡No te preocupes! Ya que en la entrada de hoy vamos a mostrar unos consejos para disfrutar del Camino de Santiago en invierno.

El Camino más íntimo

El Camino de Santiago congrega a miles de visitantes todos los años, especialmente entre los meses de abril a septiembre, por lo que es frecuente que los caminos y alojamientos estén masificados. Este problema desaparece por completo durante el invierno, ya que el número de peregrinos desciende notablemente.

¿El resultado? Podrás caminar en soledad y visitar los pueblos de la zona para descubrirlos tal y como son. Además de olvidarte de los horarios y agobios, ya que no tendrás dificultad alguna para encontrar un albergue o un lugar para comer. Sin embargo, este viaje requiere una mayor planificación que en los meses más cálidos.

¿Qué debo tener en cuenta?

La climatología será nuestra principal enemiga. Debemos estar atento a las previsiones del tiempo, ya que los tramos con nieve pueden resultar algo peligrosos. En estos casos, es recomendable aguardar en las tabernas o albergues a que mejoren las condiciones. Y como pasarás muchas horas muertas, no te olvides de llevar un buen libro.

Las horas de sol son menos abundantes, por lo que aumenta el riesgo de perdernos. Y por supuesto, requiere una preparación física que nos permita subir por montañas embarradas con una mochila más grande de lo habitual a nuestra espalda. En ella, es indispensable llevar botas impermeables y unas zapatillas deportivas para estar más cómodos.

Así como guantes, gorros, bufandas, camisetas térmicas, abrigos, cortavientos y un saco de dormir. ¡Ah! También sería buena idea tener alguna prenda reflectante por si hace mal tiempo. Y no te olvides de incluir una batería extra por si ocurre cualquier percance y tienes que usar el teléfono móvil.

¿Dónde dormir?

En época de temporada baja, muchos alojamientos aprovechan para cerrar sus puertas. De hecho, hay muchas rutas que no disponen de casi ningún servicio en invierno. Por esta razón, debemos elegir siempre el Camino Francés, ya que es la ruta principal y durante todo el año encontraremos las instalaciones necesarias para llegar a Santiago de Compostela. Si quieres partir desde Francia, has de saber que el camino de Navarra está cerrado. Por lo que tras salir de Jean Pied de Port tendrás que avanzar obligatoriamente por Valcarlos.

 

Créditos Imagen